Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Andar ayuda a bajar la tensión

Categoría: Enfermedades

Escrito el día 16-septiembre-2019 por Juan Toral

1 de cada 3 españoles, tenemos/tendremos hipertensión arterial, una epidemia silenciosa que junto a la diabetes y la obesidad hacen que juguemos con las cartas marcadas en la partida de la vida, donde en caso de una mala mano, tendremos más papeletas de sufrir problemas como un ictus cerebral o un infarto cardiaco.

Por lo tanto, parece lógico que en la medida de lo posible intentemos convivir de la mejor manera posible con los factores de riesgo cardiovasculares: evitar esos kilos de más, una dieta saludable, no fumar, evitar los alimentos ricos en grasas, tener controlados los niveles de azúcar y mantener una tensión en la medida de lo posible por debajo de 140/90.

En este post quiero centrarme en una de las creencias que circulan en relación a la tensión. ¿Es bueno andar para tener controlada las cifras tensionales? Va por delante la respuesta: «SÍ» y a continuación explicaré los motivos, pero antes quiero que te des la importancia que tienes en todo este proceso: muchas veces (demasiadas por desgracia), tenemos la tentación de confiar en exceso en las pastillas: me tomo la de la tensión, la del azúcar, la del colesterol….pero no me implico con el estilo de vida. Y es que antes de quimicalizar la vida y ser esclavos de las pastillitas, tenemos un recorrido por delante que depende de nosotros: seguir un estilo de vida saludable y contribuir con nuestro ejemplo, a que nuestro cuerpo se alíe con nuestros objetivos de bienestar y salud. 

¿A parte de ir al médico para pedir la analítica en forma de chequeo o que te renueve la medicación que ya se ha hecho crónica, estás implicado/a en mejorar tu salud?

Cuando los médicos damos consejos tan generales como por ejemplo pierde peso, haz ejercicio o deja de fumar, es muy probable que la gente se pierda ante la inmensidad del mensaje. Si las consultas lo permitiesen, lo ideal sería trabajar con cada persona objetivos reales, a corto plazo para ir paso a paso desbloqueando niveles hasta alcanzar los objetivos finales. Pero por desgracia, la Sanidad actual hace que esto sea un imposible y es que poca prevención o educación sanitaria se puede hacer cuando tu médico tiene citado a una persona cada 5 minutos, un día sí y otro también.

Ahora bien, vamos a centrarnos en la pregunta que da título a este artículo ¿ANDAR AYUDA A BAJAR LA TENSIÓN?

Como he dicho antes, la respuesta es «SÍ». Si tu médico te manda una pastilla para la tensión y te la tomas, ¿saldrías todos los días a caminar si también te lo recetara? Y es que está demostrado que la actividad física ayuda a controlar la hipertensión.

Cuando nos movemos, hacemos ejercicio o simplemente caminamos durante aproximadamente 45 minutos a un ritmo constante, nuestro corazón se hace más fuerte y eso hace que al  tener “más músculo” pueda bombear más sangre al contraerse con menos esfuerzo. Al tener que hace menos esfuerzo, la presión de las arterias que llevan la sangre al corazón disminuye por lo que todo termina repercutiendo en un descenso de las cifras de tensión arterial. 

No se trata en que te vuelvas un atleta profesional ya que seguramente ni tu físico ni tu edad te lo permitirá. Simplemente hay que buscar una constancia que te haga seguir una práctica progresiva de ejercicio físico, en función de la adaptación que vaya teniendo nuestro cuerpo. 

La idea es fraccionar la meta en etapas ya que así es más factible cruzarla victoriosos. Si eres una persona sedentaria que lo más cercano al ejercicio es el sillónball, el mejor ejercicio para empezar es andar de forma rápida unos 45 minutos al día. Si al principio el físico no te da, prueba a partir el objetivo final y hacer dos-tres sesiones de 10-15 minutos cada una hasta completar los 45 minutos. Con el paso de los días y al hacer que se convierta en una rutina, cada vez te encontrarás mejor y te será más fácil seguir el ritmo durante los 45 minutos. 

Con esta simple medida nuestras cifras de tensión arterial pueden modularse e incluso habrá personas que dejen de tomar la “pastilla” de la tensión. Pero no sólo eso, hacer ejercicio, salir a la calle, compartir actividad con amigos o conocidos va más allá y sus beneficios se multiplican: perderemos peso, nos sentiremos mejor con nosotros mismos, ganaremos autoestima, disminuiremos las cifras de glucosa, colesterol y triglicéridos en sangre y es un buen antidepresivo que ayudará a dejar el estrés aparcado. Además, andar en la calle hace que nuestro cuerpo entre en contacto con el sol y eso hace que sinteticemos vitamina D que hará por ejemplo que nuestros huesos estén más fuertes.

Además de andar, ¿qué otros ejercicios puedes hacer?

Caminar, bailar, correr, nadar, montar en bici…Lo ideal hacer sesiones de entre 45-60 minutos y al menos 3-5 veces a la semana. Tú eliges la actividad que más te guste, la que más amena te resulte y con la que te sientas más cómodo.

Como verás no se trata en forzar la máquina, sino de moverte. Lo importante no es lo duro o exigente que seas, sino lo regular y constante en la práctica del ejercicio. No se trata de hacer tu mejor marca personal, ni de levantar 50 kilos de peso: se trata simplemente de salir, caminar, moverte…en definitiva romper el círculo vicioso del sedentarismo.

Y es que ya lo decía Teresa de Calcuta: “cuando no puedas correr, trota; cuando no puedas trotar, camina; cuando no puedas caminar, usa el bastón, pero nunca te detengas”.

Y un último consejo: cualquier actividad física es mejor que ninguna actividad física. Por desgracia en ocasiones no será suficiente con hacer ejercicio y haga falta tratamiento para controlar la hipertensión, pero lo bueno es que el ejercicio no sólo ayuda a bajar la tensión sino que tiene otros efectos beneficiosos para nuestro organismo, lo que le convierte en la mejor terapia que existe en la actualidad.

Andar es barato, simplemente hacen falta ganas y un calzado cómodo. La calle te espera ¡Ánimo!

¿Tienes alguna duda? ¿Necesitas consulta médica? Me tienes al otro lado del teclado «Tu médico a un golpe de click»

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web