Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

¿Es buena idea comprar un cigarrillo electrónico?

Categoría: Te Interesa

Escrito el día 24-julio-2018 por Juan Toral

Siempre me gusta introducir los artículos e ir argumentándolos poco a poco para que al final cada persona saque sus propias conclusiones. Pero en esta vez voy a optar por ser más directo y empezar la casa por el tejado: mi conclusión es que ni cigarro tradicional ni cigarrillo electrónico. Lo mejor será dejar que nuestros pulmones reciban tan sólo el oxígeno, ya de por sí contaminado que respiramos a diario en nuestros pueblos y ciudades. Elegir entre el cigarro de toda la vida o el electrónico es como hacerlo entre susto o muerte, ya que como he dicho, lo mejor es no tomar nada. Ahora bien, si hay que elegir, paso a argumentar las conclusiones que he sacado tras analizar la bibliografía sobre el tema.

 

Tenemos que diseccionar el fenómeno del tabaco. El cine fue clave para que esta nociva costumbre se asentara en la sociedad. En las películas en blanco y negro, los actores más influyentes de la época solían salir con su cigarrillo y esa cortina de humo que les hacía ganar un toque de misterio y distinción. La sociedad, que somos muy de imitar, interiorizamos el tabaco como señal de éxito y poder. Si a eso le sumamos los intereses por parte de la industria tabaquera de hacerse poderosos con su producto, las cajetillas de tabaco han ido, con el paso de los años convirtiéndose en una constante en muchos bolsillos o bolsos. En la actualidad el riesgo de caer en las garras del tabaco se da cada vez a edades más tempranas: y es que fumar puede dar la falsa percepción de poder, de ser un chico duro o una joven moderna, de ser diferentes al resto de compañeros, de jugar a ser mayores antes de tiempo…y esta adictiva corriente teje su tela de araña desde edades tempranas convirtiendo a las personas en esclavos del tabaco.

 

Los cigarrillos electrónicos tuvieron el boom hace unos años. No había barrio sin tienda que los vendiera. Se anunciaban como algo sano sin riesgos, una alternativa perfecta para que la gente que fumaba se quitara de la nicotina y las sustancias tóxicas y adictivas con las que condimentan el tabaco. ¿Pero es esto cierto? ¿El cigarrillo electrónico no tiene riesgo alguno? El Gobierno del Reino Unido fue de los primeros en intentar analizar este tema para lo que realizó estudios como los que puedes leer en esta información relacionada del link.

 

El tema que traemos entre manos es importante y es que como diría Mariano Rajoy, el tabaco no es cosa menor, o dicho de otra manera, es cosa mayor. Tres datos que deben encender las alarmas:

–              El tabaco mata a 700.000 europeos al año.

–              El 28% de los españoles fuma

–              El tabaco es la principal causa de muerte evitable

En torno al vapeo que es como se conoce el cigarrillo electrónico, hay varios rumores que tocan confirmar/descartar. Por un lado comenzaré con los pros y luego con las contras:

 

PROS:

  1. Con el tabaco tradicional, al encenderlo se produce una combustión que genera múltiples sustancias tóxicas, muchas de ellas cancerígenas. Con el cigarrillo electrónico, esta combustión no se produce, ya que el vapor no tiene estas sustancias y suele estar compuesto por tres componentes: propilenglicos, glicerol y aroma.
  2. El cigarrillo electrónico es más sano que el tabaco tradicional. Hay estudios (quizás inflados) como los elaborados por el Gobierno de Reino Unido que han demostrado que es un 95% menos perjudicial que el tabaco. La realidad es que faltan estudios concluyentes sobre todo a largo plazo sobre el uso del cigarrillo electrónico. No es inocuo, pero parece que reduce significativamente los graves problemas de salud al tener menos sustancias cancerígenas.
  3. Con el cigarrillo electrónico la persona puede elegir la concentración o cantidad de nicotina a tomar. Esta sustancia es una de las causas de la adicción por lo que al regular su cantidad puede ser un mecanismo efectivo para dejar de fumar.
  4. Los componentes del vapeo no suelen tener efectos graves en la salud. Nada en esta vida es inocuo pero parece demostrado que el riesgo sobre todo es por un mal uso del dispositivo o por un sobrecalentamiento del cigarrillo electrónico. Por eso si finalmente te decides por el cigarrillo electrónico te aconsejo que lo hagas en una tienda o proveedor de confianza. Hay muchas opciones e incluso mercado negro que a fin de abaratar costes usan productos de dudoso origen. Hay tiendas especializadas y referentes en las redes como por ejemplo ivapeo.com.
  5. El cigarro electrónico no contiene alquitrán ni monóxido de carbono.
  6. Si se opta por no poner nicotina en el cigarrillo electrónico, no tendría capacidad de adicción física aunque sí podría mantenerse la adicción mental del hecho de fumar.
  7. El vapeo se puede convertir en un aliado ya que bien usado puede ser una herramienta efectiva en la reducción de los daños por el tabaquismo.

CONTRAS:

  1. Faltan estudios a largo plazo sobre el uso del cigarrillo electrónico. Aún faltan datos para conclusiones extrapolables ya que no hay investigaciones que den registros temporales para sacar conclusiones definitivas.
  2. El cigarrillo electrónico no es inocuo ni inofensivo ya que sus componentes como el propilenglicol, a altas temperaturas se descompone en otras sustancias que también pueden ser cancerígenas. Además la nicotina que se puede regular según las necesidades/gustos del usuario puede aumentar la frecuencia cardiaca.
  3. El cigarrillo electrónico es menos dañino para los pulmones y por ejemplo menos personas desarrollarán patologías respiratorias como EPOC, pero hay estudios que demuestran que por ejemplo el vapor puede provocar asma e irritación en la vía aérea. Además se pueden formar extrañas formas de neumonía por depósito de glicerol en grandes consumidores, ya que está presente en la composición del cigarrillo electrónico.
  4. Al no tener estudios a largo plazo desconocemos con qué enfermedades (en el caso de que las hubiera) se relaciona el cigarro electrónico. Dentro de unos años se podrán obtener conclusiones más claras.
  5. Pueda dar una falsa sensación de seguridad y hacer que la gente pueda alternar con el tabaco tradicional en según qué circunstancias. Esto hace que el cigarrillo electrónico puede retrasar la rotura definitiva con el cigarro.
  6. El efecto de falsa seguridad puede ser una llamada a que personas no fumadores se sumen a esta corriente y en un futuro se pueden dar más casos de fumadores debido a que se puede llegar a normalizar el consumo de tabaco.

Siempre es mejor dejar a un lado las adicciones y el tabaco lo es. Pero para los que encuentren placer en el fenómeno de inhalar, la opción de los cigarrillos electrónicos puede resultar efectiva e incluso salvar vidas. Ahora bien, al no haber estudios a largo plazo es imposible confirmar esto a día de hoy así que lo mejor es prudencia y en la medida de lo posible no fumar, que es lo único seguro que.

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web