Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Cáncer de Mama ¡Podéis!

Categoría: Enfermedades Categoría: Mis aportaciones a la sanidad

Escrito el día 19-octubre-2014 por Juan Toral

No deberían hacer falta días como el de hoy para concienciarnos de que el cáncer de mama es una dura realidad, una enfermedad que está siempre al acecho y para la que debemos de estar preparados ya que su diagnóstico precoz es la clave para un final feliz. Cada año, en España 22.000 nuevas mujeres se enfrentan a esta dura realidad con la heroicidad del anonimato y el tesón de la lucha diaria que las hace convertirse en heroínas desde que el glaciar diagnóstico se hace real.

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales y el tumor maligno más frecuente entre las mujeres de todo el mundo. En España se diagnostican unos 26.000 casos al año, lo que representa casi el 30% de todos los tumores del sexo femenino en nuestro país. La mayoría de los casos se diagnostican entre los 35 y los 80 años, con un máximo entre los 45 y los 65. 

Tanto el número de casos como las tasas de incidencia aumentan lentamente en España y en el mundo, probablemente debido al envejecimiento de la población y a un diagnóstico cada vez más precoz. Se estima que el riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de la vida es de aproximadamente 1 de cada 8 mujeres.

A continuación haré una rápida exposición sobre prevención y diagnóstico precoz que creo es lo más útil para que toda la mujer sea la capitana de su destino.

v   Prevención:

El cáncer de mama no se puede prevenir, sin embargo estudios recientes parecen demostrar que el riesgo de padecer cáncer de mama se puede reducir realizando ejercicio físico de forma regular (al menos 4 horas a la semana), evitando el sobrepeso  y la obesidad tras la menopausia  y el consumo regular de alcohol.

Además, se ha podido demostrar mediante estudios epidemiológicos, que el uso de tratamientos hormonales sustitutivos durante la menopausia se asocia a un incremento del riesgo de padecer cáncer de mama. El descenso de número de mujeres que reciben este tipo de tratamientos sustitutivos ha coincidido con un descenso proporcional en el número de casos nuevos de cáncer de mama.

Si existe una historia familiar de cáncer de mama es conveniente que se pida Consejo genético, que permitirá determinar si se asocia con una mutación genética (BRAC1, BRAC2).

v   Diagnóstico Precoz:

El cáncer de mama es una de los pocos tumores que se puede diagnosticar precozmente. Las posibilidades de curación de los cánceres de mama que se detectan en su etapa inicial (in situ) son prácticamente del 100%.

La técnica utilizada más eficaz es la mamografía, que consiste en una “radiografía” de las mamas capaz de detectar lesiones en estadios muy incipientes de la enfermedad.La mamografía permite detectar lesiones en la mama hasta dos años antes de que sean palpables y cuando aún no han invadido en profundidad ni se han diseminado a los ganglios ni a otros órganos.

Cuando el tumor se detecta en estas etapas precoces es posible aplicar tratamientos menos agresivos, que dejan menos secuelas físicas y psicológicas en la mujer.

Otros métodos complementarios a la mamografía son la exploración física, realizada periódicamente por el médico o por la propia mujer. Se estima que la mamografía permite detectar el 90% de los tumores y el examen físico menos de un 50%. 



En la actualidad se llevan a cabo programas de screening de cáncer de mama dirigidos a las mujeres de mayor riesgo, cuya edad está comprendida entre los 50 y los 65 años, mediante la realización de mamografías cada 1-2 años. 

Recientemente, se está incorporando a los programas de screening las mujeres en edades entre 45-49 años y 65-69 años. No han demostrado un beneficio las campañas de diagnóstico precoz por encima de los 69 años ni por debajo de los 45 años.

En mujeres entre los 40 y 45 años solamente puede ser aconsejable si existen factores de riesgo elevado como el genético. Hay que tener en cuenta que la mamografía es menos sensible en mujeres con mamas densas como ocurre en el grupo de mujeres jóvenes.

v   Autoexploración:

Es fundamental para detectar cualquier anomalía o cambio que se produzca en la los pechos de la mujer. Es especialmente importante de cara a la detección precoz de un posible cáncer de mama. La autoexploración mamaria se debe realizar una vez al mes, después de haber concluido la regla. Las mujeres que ya han superado la menopausia pueden establecer un día concreto al mes para llevarla a cabo.

La primera autoexploración mamaria deberá realizarse detenidamente, ya que permite aprender a conocer el aspecto y consistencia normal de las mamas, lo que permitirá posteriormente identificar posibles anomalías. Hay que tener en cuenta que la glándula mamaria tiene una consistencia nodular e inicialmente puede tenerse la sensación de que se palpan bultitos. En conveniente que en las primeras exploraciones se cuente con una persona experimentada que enseñe la técnica de forma adecuada.

Para realizar la autoexploración mamaria hay que colocarse ante un espejo. En primer lugar hay que dejar los brazos caídos y girar el tronco a uno y otro lado para observar si hay algún bulto tanto en la piel como en los pezones. Si se observan zonas enrojecidas o una textura similar a la piel de naranja habrá que consultar con el médico.

El siguiente paso es levantar los brazos para comprobar que el contorno de los pechos es uniforme y que ambos se leven de la misma manera.

Posteriormente hay que palpar cada una de las mamas con la mano contraria utilizando la yema de los dedos y movimientos circulares, empezando desde la parte externa hacia el pezón. Hay que recorrer toda la mama siguiendo líneas rectas, ya sea horizontal o verticalmente.

También hay que apretar los pezones para comprobar si sale algo de líquido.

La autoexploración mamaria debe finalizar con el examen de las axilas, ya que gran parte de los tumores se producen en la parte de la mama más cercana a la misma, esta parte de la exploración se realiza con los brazos bajados..

Las posibles alteraciones que se pueden detectar con la autoexploración mamaria y que deben ser motivo de consulta con el ginecólogo son las siguientes:

  – La palpación produce dolor en el algún punto concreto.

  – Cambia el color o tiene una textura similar a la piel de naranja.

  – Se detectan bultos o hundimientos.

  – Sale líquido de los pezones.

Esta entrada está especialmente dedicada a todas aquellas personas que sufren este mal, es una entrada de ánimo, de esperanza, de vida. Tóquense los pechos, realicen las pruebas pertinentes y confiad en los profesionales que siempre estarán a vuestro lado en esta travesía donde el final posible es posible ¡Se puede!¡Podéis!

{youtube}OakRkeJLf2s{/youtube}

Descargar guía cáncer de mama AECC

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web