Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Correpasillos: consejos para ayudar a caminar mejor al bebé

Categoría: Te Interesa

Escrito el día 12-junio-2018 por Juan Toral

Hace poco más de dos meses me estrené como padre. Junto a planta un árbol y escribir un libro, tener un hijo es una de esas cosas que deben vivirse en primera persona. Y yo he tenido la fortuna de que Daniella sea la princesa que me haya elevado a las alturas en forma de paternidad.

En los próximos meses iré descubriendo en primera persona las polémicas que existen en torno a la crianza de los más pequeños. Controlada la lactancia materna y ya iniciado el calendario vacunacional, el siguiente reto será cuándo y cómo introducir la fruta en la dieta.

 

Cada día que pasa el milagro de la vida te sorprende con un máster de supervivencia mientras te deja pasmado con los pequeños pero grandiosos avances que van ocurriendo: las risas, que mantenga la cabeza erguida, que te reconozca, que sujete y agarre cosas con sus diminutas manos que poco a poco van ganando agilidad y destreza.

Dentro de poco (el tiempo con un bebé adquiere una velocidad jamaicana) me la imagino que echará las rodillas en tierra en busca de gatear, a lo que le seguirá sus primeros pesos (aproximadamente entre los meses 10 y 16). Y en ese momento llegará el siguiente debate, el de qué juegos son los mejores para favorecer el desarrollo psicomotriz de los bebés.

 

Yo soy un médico que tiene una visión un cierto peculiar de las cosas y creo que nuestra preocupación no debe ser tanto en buscar cosas para acelerar el proceso, sino que hacer que los niños disfruten de cada peso y cada avance. Mejor aprender jugando, que reorientar las enseñanzas. Cada bebé es un mundo, y las medias no son más la proporción aritmética de un conjunto en los que la variabilidad no significa ni mucho menos que haya un problema así que mi primer consejo es no agobiarse: habrá niños más espabilados que hablen antes, otros tardarán algo más en gatear, habrá los que caminen antes, a los que les cuesta algo más aprender a escribir…A mi sin ir más lejos me costó un mundo aprender a atarme los cordones y fíjate, al final me ha dado para estudiar una carrera y ganarme la vida como médico. Así que no nos agobiemos si nuestra/o hija/o tarda algo más que el compañero de guardería o el primo de turno en adquirir una habilidad.

 

Como decía un poco más arriba, lo que considero esencial es que los más pequeños de la casa empiecen a descubrir el mundo y a conquistarlo a través del juego y la felicidad y para ello puede ser interesante utilizar algún juguete. En relación a cuando los bebés cambian su centro de gravedad y pasan de estar sentados a estar erguidos, una buena opción será el correpasillos, que puede ser el primer vehículo del bebé.

Y es que introducir el correpasillos a la rutina de juegos de los pequeños parece mejorar la motricidad, al mismo tiempo que hace que se diviertan, ganen confianza y aumente su capacidad para introducir nuevos matices a sus juegos habituales.

 

Ahora bien, llegado a este nivel es CLAVE elegir un correpasillos que sea SEGURO, algo innegociable en los juguetes de los más pequeños. No importa ni el precio, ni que sea el último modelo del mercado, ni que sea de un color u otro. Lo que de verdad importa es que cumpla los criterios de seguridad y que cumpla la norma europea vigente.

 

Por lo tanto, a la hora de elegir un correpasillos tenemos que fijarnos muy bien sobre todo en 3 características:

–  Que no haya esquinas ni bordes con los que se pueda lesionar: lo ideal es que sean redondeados

–  Que sea estable y resistente para de esta manera evitar vuelcos

–  Que la altura del asiento tenga como mínimo 18 centímetros.

 

De cara al mejor correpasillos, puede resultarte interesante este post.

 

Hay que evitar el correpasillos justo cuando los pequeños están aprendiendo a andar ya que hace falta que el bebé afiance sus pasos, por lo que conviene retrasar un poco la utilización de este juguete. Una vez que la marcha ya es una realidad, podría resultar beneficioso introducir el correpasillos ya que con él, el bebé aprende a distribuir el peso de cuerpo de manera equilibrada, fortalece los músculos de las extremidades (tanto piernas como brazos) y mejora la coordinación.

Por lo tanto y para ir cerrando este post, decir que parece demostrado que el correpasillos es un buen juguete cuando los bebés ya caminan con relativa seguridad.

Así que dentro de unos meses, me verás detrás de Daniella sobre el correpasillos, divirtiéndose al mismo tiempo que incorpora el ejercicio desde pequeña.

 

Si quieres profundizar tu curiosidad pásate por este blog de consejos para bebés donde encontrarás seguramente información que te será de utilidad.

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web