Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Dr Google

Categoría: Reflexiones

Escrito el día 27-julio-2015 por Juan Toral

La red también ha traído muchas ventajas para los pacientes. Siempre y cuando las webs estén actualizadas y validadas, permite que los ciudadanos se hagan más responsables de su propia salud al tener acceso a información fácil y gratuita de tratamientos en cualquier lugar del mundo. Por lo tanto, el paciente puede ganar en autonomía y autogestión de su patología lo que mejora la implicación y los resultados supervisados por su médico de referencia

Escuchar Entrevista La Mañana Cope: El Caloret

El Dr. Google es una realidad que demuestra una necesidad de la población general que cada vez demanda más información sobre temas de salud en Internet. El 80% de los usuarios de internet ha buscado información de salud en línea.

Que la población busca temas de salud en Internet es una realidad, pero quizás lo más llamativo sea que sobre todo, recurren a páginas privadas, divulgativas o foros, con escasa fiabilidad, en lugar de a webs oficiales de autoridades sanitarias.

Pero esta tendencia no solo es propia del colectivo de pacientes. El 97% de los facultativos españoles de medicina general y familia buscan en la red información médica, pero tan solo el 36% lo hace en las páginas de las sociedades médicas o colegios de médicos. Google es la fuente más popular de consulta.

Hay un estudio que ya tiene  4 años que registró el Observatorio Nacional de Telecomunicaciones a través de una encuesta a 5500 personas en las que se demostró que un 29,7% de los pacientes había consultado Internet antes de ir al médico; al salir de consulta lo hace el 54,6%

Pero llegado a este punto, tenemos que preguntarnos: “¿Es fiable la información facilitada?” Se ha demostrado que en torno al 45 % de las páginas analizadas no cumplía con ninguno de los doce criterios de calidad y credibilidad que se habían establecido. El rigor científico también dejó mucho que desear, ya que solo un 35 % de las webs citaban las fuentes y las referencias adecuadas.

Suele ocurrir que las páginas con mayor credibilidad no suelen aparecer entre las primeras opciones de búsqueda, que suelen estar ocupadas por los foros de curiosos. En esta errática navegación lo mejor es buscar guías, que son las que ofrecen los llamados sellos de confianza. Cuando consulte una web fíjese si cuenta con los códigos HON, WMA o WIS, aunque en ocasiones tenga que rebuscar en el fondo de la página. Son el signo de calidad que avalan el rigor de la información médica que contienen.

¿Hay que poner en duda todo lo que se lee en Internet?

Hay que tener presente la falta de credibilidad de muchos de los contenidos (en torno al 25-50% de los emitidos son erróneos) pudiendo desarrollar situaciones desagradables y evitables si orientamos a dichos usuarios a una información contrastada y de calidad, porque se está dando el caso de pacientes que saben mucho, pero mal, lo que genera intolerancia, desconfianza y resultados evitables. La misión de los sanitarios en los próximos años será prescribir webs y aplicaciones que ayuden al paciente

En Internet encontrarás la respuesta que estás buscando, si en el buscador realizas la pregunta en función de la respuesta. Por ejemplo, pongamos un caso. Si tengo un tic nervioso en la cara y busco tic, cara, tercer ojo…seguro que podemos encontrar una página web con una estética muy cuidada en la que nos hablen que a lo mejor el tic es la antesala de la salida de un nuevo ojo

La tecnología es propensa a situaciones que se retroalimentan. Podemos prestar atención a esa voz interna que está lista para convencernos de que cada tos, resfriado y comida no tan nutritiva podría ser perjudicial para nuestra salud. Y, naturalmente, esa voz agarra más volumen cuando podemos ingresar nuestras preocupaciones en una barra de búsqueda y descubrir un conjunto de información posiblemente inquietante.

En Internet hay de todo y también abundan trileros con buen marketing.  Hay mucha información que viene de organizaciones que intentan vender productos o cumplir sus propósitos en la red

Sobre todo, Internet supone un arma de doble filo en el aspecto de los sentimientos. Cuando miras a través de ese lente, es muy difícil mantener una distancia emocional. Así que puedes leer sobre un diagnóstico que te asuste mucho o calme tus temores… y ese es el camino que seguirás, sin importar si es el correcto o no”.

Ayuda a tu doctor a que te ayude. Si te preocupa una situación médica en particular e investigaste un poco para delimitar los padecimientos que sufres, comparte esa información con tu médico.

Conocer la información que el paciente ha buscado previamente en casa a los médicos nos puede ayudar y  servir de guía para las recomendaciones y elaborar un plan con base en sus verdaderas preocupaciones

Si tu dolencia no desaparece, por mucho que verifiques tus síntomas y consultes páginas webs, no recibirás la ayuda que necesitas. Como en el anuncio, en caso de duda consulte con su médico. No tiene ningún sentido aplazar lo inevitable y además genera tensión, temores, preocupación e incertidumbre que bien asesorados pudiera disminuir

Consulta online

Una respuesta a “Dr Google”

  1. […] Post escrito para la web:  http://www.juantoral.com/dr-google/ […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other