Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

El selfie de la vergüenza y la autocrítica

Categoría: Reflexiones

Escrito el día 18-agosto-2015 por Juan Toral

El sentido común parece perderse cuando las modas se convierten en reglas no escritas que parecen esclavizarnos a ellas. Interiorizamos de tal manera estas nuevas corrientes que descuidamos una crítica previa en torno a ella incluso por gente a la que se le supone un mínimo de raciocinio. Las fotos autotomadas por Obama o aquella que realizaron en la ceremonia de los Oscar fueron el espaldarazo definitivo para que el paloselfie se convirtiera en el regalo estrella de cualquier fiesta navideña.

Bajo el título “Fui hacer una guardia y una señora estaba agonizando y pues selfieeee” la estudiante María José González decidió que tal macabro marco se merecía la inmortalización en forma de retrato.

El revuelo ha sido tal que la joven, tan adicta a las modas pasajeras ha imitado a los famosos en su derecho a réplica emitiendo el siguiente comunicado en su perfil de Facebook:

“A ver gente que esta compartiendo ese link, esa foto tiene ya tiempo…Y esa foto está mal entendida, hace tiempo yo hice una guardia y una señora que estaba muy enfermita me tuvo mucha confianza de platicarme ciertas situaciones de su vida y como era el primer día de mi práctica yo quise tener obviamente un recuerdo, tome varias fotos y le pedí permiso a la señora de tomar una foto de nosotras, a lo cual la señora acepto. La señora por motivos de su enfermedad ni la boca podia cerrar por falta de respiracion, tome esa y mas fotos las cuales tengo que tener guardadas en algun album de mi computadora, y por alguna razón esa foto logro salir asi cuando se volteo y entre mis amistades la gente decia que en la foto parecia que la señora ya estaba a pnto de morir lo cual afortunadamente no es asi, no murio esa señora..Etc, la foto empezo a rolarse y llegar a malas manos, se infiltro por donde no debia desgraciadamente y llego hasta el punto de poder perder mi estudios, se metieron con mi familia y otros problemas que llegaron a ocasionarme.. La foto esta rondando por periodistas amarillistas que obviamente escriben solo lo que ven, no lo que en realidad es.. Jamas lo hice con la intencion de dañar ni burlarme de nadie, no soy asi y jamas lo sere.. Pero alguien con mucho coraje hacia mi trato de perjudicarme lo cual lamentablemente logró.. Esa foto era privada y nada mas.. Si yo hubiera querido yo misma la publicaba en mi propia red social”

El respeto y el derecho de médico no solo lo da un título. Y es que aunque se obtiene tras superar exámenes durante años, el respeto se obtiene día a día en la particular asignatura que no se imparte en las Universidades, donde el sentido común, la empatía y responsabilidad hacia los/las enfermos/as son el pilar básico sobre el que debe edificarse una profesión para la que las notas y exámenes son más atrezo que esqueleto.

Lo que puede parecer una decisión de mal gusto por una emocionada joven, además de una denuncia pública merece que nos miremos al ombligo. ¿Somos éticos en nuestro trabajo? Trabajar día a día con enfermos en condiciones no del todo afines, parece hacer una capa aislante a los profesionales sanitarios que puede poner en peligro la percepción personal de los hechos. En mi caso, reflexiono sobre los servicios de Urgencias, donde los profesionales (médicos, enfermería y auxiliares) nos pasamos gran parte de la semana en nuestro puesto de trabajo en sobrecargados turnos y en noches eternas que pueden hacernos bajar la guardia. Ya sea por mecanismo de defensa o por descuido, el caso es que en ocasiones parecemos olvidar donde estamos: descuidamos nuestro tono y contenido en las conversaciones entre compañeros sin tener en cuenta las horas de la noche y el descanso, descuidamos en ocasiones la forma de hablar a los pacientes (pero sobre todo personas) en función del estrés que tengamos o de la posible animadversión que la persona despierte en nosotros. Los sanitarios tenemos que hacer un ejercicio de autocrítica y mirar si nos hemos ido relajando. Y es que sin tener una disciplina militar ya que no se puede sobrevivir al ambiente hostil que en la mayoría de los casos se han convertido las consultas, debemos de intentar crear el ecosistema necesario para que el yin y el yan se den la mano. Con humor, filosofía y empatía se puede encontrar la cuadratura del círculo.

Que el caso del selfie de la vergüenza no se quede en la indignación por la falta de ética de una aspirante a galena que mucho tendrá que demostrar para borrar la metedura de pata en forma de instantánea. Cuando se es joven, el ímpetu y la ignorancia puede jugar malas pasadas. Aún recuerdo alguna entrada en caliente que escribí en mi anterior blog “Memorias de un Residente”…y es que en ocasiones es mejor contar hasta 10 que dejarse llevar por el impulso de la inmediatez.

Descarga el “Manual de estilo para médicos y estudiantes de Medicina

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web