Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

¿Por qué huelen los pedos?

Agradecimientos:

Categoría: Curiosidades

Escrito el día 16-marzo-2018 por Juan Toral

Los pedos no entienden de clases sociales, ni de sexo, ni de culturas: da igual que seas hombre o mujer, alto o bajo, rico o pobre. Todos tenemos la innata capacidad de crear flatulencias aunque la diferencia es que algunas personas tienen-tenemos (quién esté libre de pecado que tire la primera piedra) más capacidad que otras para “compartir” sus pedos.

He atendido a gente en Urgencias que iba con la sospecha de estar sufriendo un infarto y finalmente irse con el diagnóstico de “meteorismo”, el nombre que tenemos los médicos para enmascarar que la persona no elimina bien los gases que produce su aparato digestivo. Este exceso de ventosidades puede ser el origen de dolores muy grandes así que yo siempre aconsejo a mis pacientes que no sean “tímidos” y que se tiren pedos: puede darte vergüenza según donde estés, pero es algo bastante saludable.

 

Más que el problema sonoro, los gases suelen delatarte por el olor. Cada persona suele tener un “perfume” característico en sus ventosidades pero es cierto que el pedo puede cambiar según el día. Así que llegado a este punto uno tiene que hacerse la pregunta de ¿Por qué huelen los pedos?. Para responder a esta pregunta, me voy a apoyar en las conclusiones de un estudio que se publicó hace ya 20 años, pero que sigue en el candelero1.

Para el proceso de la digestión, nuestro organismo funciona como una máquina y desde que la comida entra por la boca y sale por el ano, cuatro son las etapas: ingestión, digestión, absorción y defecación. En cada fase intervienen diferentes estructuras y se van produciendo reacciones químicas que van dando como resultado partículas y sustancias que tomarán protagonismo si nos tiramos un pedo.

 

Antes de entrar en detalles sobre la composición que justifica el olor de los pedos, vamos a definir que son las flatulencias:

“Las flatulencias, también conocidas como ventosidades o pedos, son la mezcla de gases intestinales que se expulsan por el ano que se pueden manifestar en forma de olor y sonido”

 

Los gases tienen un origen multifactorial: por un lado con la respiración inhalamos aire. No todo el aire que respiramos va a los pulmones ya que también hay una fracción que pasa al aparato digestivo. Pero es que además dentro de nuestras tripas existen levaduras y bacterias que tienen como misión intervenir en el proceso de digestión. En nuestro interior se producen múltiples reacciones químicas como por ejemplo, la liberación de dióxido de carbono para intentar neutralizar los jugos gástricos que libera el estómago para disolver el alimento.

 

¿De qué se componen los pedos?

Gracias al peculiar estudio se consiguió analizar la composición de los pedos que se componen de: nitrógeno, hidrógeno, dióxido de carbono, metano y oxígeno.

Ya que sabemos que son los pedos y de qué se componen, es la hora de pasar al siguiente nivel e intentar dar respuesta a la pregunta que ha dado lugar a este post: ¿Por qué huelen los pedos?

La clave del olor radica en la alimentación. Para la digestión de los alimentos, nuestro aparato digestivo tiene en su interior un alto número de bacterias que intervienen en el proceso. Se ha visto que estas bacterias tienen especial predilección por los alimentos que contienen mucho azufre como sería la cebolla, el brócoli o el huevo. Por lo tanto, cuando las bacterias atacan al azufre se termina creando un gas maloliente conocido como metanotiol.

La capacidad para que la nariz perciba un olor es grande. Pero es que como hemos dicho antes las ventosidades no sólo se componen del metanotiol que se crea al digerir el azufre de los alimentos sino que también hay otros gases que pueden ser percibidos por la nariz como por ejemplo el metano o el nitrógeno.

 

¿Cómo se producen los pedos?

De nuevo la alimentación es clave y es que parece que los hidratos de carbono son muy importantes para la formación del pedo. El estómago no puede digerir por completos los carbohidratos que están en muchos alimentos (patata, pasta, verdura…). Al no ser digeridos totalmente por el estómago, una proporción pasa a los intestinos. En todo este proceso, las bacterias fragmentan los hidratos de carbono en partículas más pequeñas, creando gases como el hidrógeno o el dióxido de carbono en este proceso.

 

¿Podemos evitar el olor de nuestros pedos?

Lamentablemente, la respuesta es no. No hay forma para evitar que las ventosidades tengan un olor característico aunque sí existe forma para intentar que huelan algo menos. Como hemos visto que la digestión de los hidratos de carbono influye y mucho en este proceso, puede resultar beneficioso tomar una dieta rica en proteínas.

Para terminar comparto una lista de alimentos ricos en azufre, el “combustible” preferido para que las bacterias intestinales le den olor a nuestras ventosidades: carnes, huevos, quesos, verduras, apio, perejil, pepino, col, rábano, espinacas, ajos, pimientos, berenjenas, patatas, soja, habas, guisantes, lentejas, judías, mango, pomelo, naranjas, uva, ciruela, pera, plátano, manzana, anacardos, nueces, pistachos, cacahuetes, avellanas, trigo, maíz, arroz…

 

Curiosidad

“Los pedos de las mujeres suelen oler más que los de los hombres ya que tienen una concentración mayor de sulfuro de hidrógeno”

BIBLIOGRAFÍA
  1. Suarez FL, Springdield J, Levitt MD.Identification of gases responsible for the odour of human flatus and evaluation of a device purported to reduce this odour. 1998 Jul;43(1):100-4.

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web