Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Inocentada sanitaria

Categoría: Reflexiones

Escrito el día 28-diciembre-2014 por Juan Toral

Como si de una inocentada se tratara, el Centro de Salud General Fanjul (Madrid) parecía adelantar 10 días antes el macabro 28 de Diciembre sanitario con un cartel donde aconsejaba que durante el 22 de Diciembre al 7 de Enero, los pacientes evitaran acudir al Centro de Salud en la medida de lo posible al tener dificultades para encontrar suplentes.

Pero esta vez no había el inocente muñeco en la espalda de cualquier usuario atónito que leyera la circular de la dirección del Centro de Salud, porque la broma no era tal, sino una trágica realidad que refleja las miserias del sistema sanitario cosido con remiendos y cubierto con unas tiritas que contienen a duras penas la hemorragia de un pomposo barco que hace aguas cual Titanic a la deriva.

Hemos oído tantas veces que el Sistema de Salud español es de los mejores que lo hemos interiorizado como marca España, pero lejos de la realidad, lo único que sostiene la Sanidad es el buen hacer y la profesionalidad de sus profesionales que no entienden de recortes, ni de trabajar bajo mínimos al amparo de unas administraciones que miran más por sus propios intereses que por los que debieran velar.

Y es que este cartel habla más por lo que calla que por lo que dice. Porque un sistema sanitario no puede ser de calidad cuando la base por la que se sustenta y debiera nutrirlo hace aguas. Y es que la Atención Primaria se ha convertido en el patito feo. ¿De verdad pretenden dar sustento, prevención y cobertura a la comunidad cuando les dicen que durante 17 días intenten no ir al Centro de Salud? Las puertas de Urgencias están abiertas 24 horas sin entender de vacaciones ni fiestas de guardar, pero los conceptos están equivocados. Porque una urgencia debe ser tal, y hay consultas urgentes de diferente nivel y algunas de ellas pueden ser abordadas en las consultas no demorables que todo Centro de Salud debiera prestar, porque la saturación de las Urgencias hospitalarias descienden la calidad en la atención, dilatan las demoras y por lo tanto, aumentan el riesgo mortal de un paciente que sufre más que el profesional que intenta llegar dignamente a la orilla que le supone el pase de guardia a la mañana siguiente.

Nos quejamos de la escasa cultura y educación  sanitaria de la población que puede ir a unas Urgencias de un hospital de tercer nivel por motivos tan cómicos como “miedo tras ver una película de miedo” (es un motivo de consulta real), pero lo cierto es que es difícil enseñar cuando el que debiera ser el profesor no predica con el ejemplo  con carteles tan sonrojantes como el publicado recientemente en Madrid.

Y la última reflexión, que también esconde una gran verdad que puede pasar desapercibida. “Por tener dificultades para encontrar suplentes” era el epitafio del comunicado del CS General Fanjul. ¿Se han parado a pensar cómo con las crecientes tasas de paro entre el sector médico no haya personal para cubrir esos días? Es duro ser un aspirante a sustituto: vivir pendiente del móvil rezando para que a que a las 8 de la mañana suene el teléfono y te indiquen que hay una consulta sin cubrir a x Kms, que te necesitan para unas horas o unos días, que hoy puedes pasar una consulta, mañana puedes ser pediatra, pasado puedes estar en una ambulancia o pasar una consulta donde ves urgencias. Porque ese aspirante a sustituto, formado y a la espera de una llamada que no llega y si lo hace es para cubrir Julio-Agosto, Semana Santa o los días señalados de Navidad, necesita estabilidad para su paz personal y para la estabilidad familiar que no puede crecer sobre la incertidumbre de una nómina echa a remiendos de las sobras de otros, por lo que la búsqueda de la estabilidad te hace dejar tu casa y marcharte en busca de una estabilidad profesional.

Y es que esta Navidad a compañeros míos le han ofrecido contrato de guardia en las Urgencias de un hospital de Córdoba para trabajar 24 horas los días 24, 25, 30, 31 y 1. Sí, han leído bien, trabajar 48 y 72 horas seguidas viendo paciente tras paciente en la puerta de un Hospital, ya de por si saturado, que pudiera desbordarse cuando el Centro de Salud pudiera cerrar por las dificultades técnicas para encontrar el mismo sustituto al que le ofrecen estos contratos ilegales.  No entraremos a debatir sobre si es ético o legal trabajar esa cantidad de horas: pudiera parecer científicamente imposible, pero no lo es ya que conozco el caso de algún médico kamikaze resignado a su suerte que hace ese tipo de turnos inhumanos, pero una mente sin oxigenación es una mente que no puede enfrentarse al reto que supone cada paciente, por lo que una vez más, se demuestra que los recortes en sanidad matan.

Y para cerrar esta particular inocentada (ojalá que lo fuera), la respuesta que le dieron al compañero al que le ofertaron trabajar las 24 horas de los días 24, 25, 30, 31 y 1:

–       ¿Y cuándo descansaría? ¡No podría aguantar tanto tiempo!

–       Tranquilo, que por la noche se ocupen los residentes

¿De verdad sindicados y organismos colegiales no tienen nada que decir al respecto?

2015 es año de elecciones y seguro que algo cambia…pero 2014 lo finalizamos nadando en una marea blanca que necesita retomar el rumbo para no morir en la orilla.

Que tengan buen día de los inocentes. Que así sea

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web