Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Me he dado un golpe en la cabeza ¿tengo que preocuparme?

Categoría: Enfermedades

Escrito el día 26-junio-2018 por Juan Toral

Los traumatismos en la cabeza (conocidos en el mundillo médico como TCE) tienen mala fama y suelen ser motivo de preocupación y por lo tanto, también motivo frecuente de las consultas tanto del médico de cabecera como de urgencias. Todos conocemos o hemos leído algún caso de alguien que se dio un golpe y al final tuvo una hemorragia cerebral y ante esa posibilidad, cada vez que existe un golpe en la cabeza la alarma se enciende y con ella la preocupación. En esta entrada-videotutorial pretendo tranquilizarte y aclarar conceptos, ideas y mitos sobre los traumatismos craneoencefálicos. Primero te dejo con el videotutorial y luego nos ponemos a desarrollar la información.

Lo primero a tener en cuenta en relación a los golpes en la cabeza es la fuerza del mismo. Y es que un golpe en la cabeza puede ir desde un simple coscorrón a un accidente de moto sin casco. En función de la fuerza del impacto, la probabilidad de sufrir lesiones aumentará exponencialmente. Este artículo está sobre todo encaminado a los casos en los que no queda del todo claro y queda la duda de si debes acudir al médico.

Aquí va mi primer consejo: en la mayoría de los casos vigilando que en las primeras 24-48 horas no aparezcan una serie de síntomas de alerta, es suficiente y puedes ahorrarte pasar por consulta, pero en casos de duda, mejor que vayas y que un médico te valore a que busques información errónea por Internet y aumente la incertidumbre. Estoy convencido que una vez que leas esta artículo sabrás distinguir un golpe sin más de aquellos que necesitan pasar por el médico.

 

¿QUÉ PERSONAS TIENEN MAYOR RIESGO DE QUE SE LES COMPLIQUE UN GOLPE EN LA CABEZA?

Las edades extremas tienen sus propias peculiaridades. Los bebés y niños en sus primeros años de vida, tienen la coraza ósea en formación por lo que un golpe en la cabeza si es de una fuerza considerable puede tener mayor riesgo de que se complique.

 

Pero sin duda, las personas que mayor riesgo potencial tienen de sangrado son las personas mayores y las que toman anticoagulantes. Con la edad, un golpe en la cabeza es más peligroso por varias razones: por un lado y por desgracia, es frecuente que conforme entramos en ancianos recurramos a pastillas para dormir o relajar lo que puede disminuir en parte el nivel de conciencia; a mayor edad se pierde agilidad por lo que al tropezarnos y caer perdemos la capacidad innata para intentar protegernos y frenar en parte el golpe. Además, existe un considerable número de personas que toman tratamiento anticoagulantes ya sea por una arritmia, por el antecedente de un trombo o porque tengan un marcapasos puesto. En estos casos y debido a la medicación, la sangre irá más líquida por lo que si sufrimos un golpe el riesgo de sangrado es mayor.

 

También son grupos de riesgo jóvenes y personas que practican ejercicios de riesgo donde existe la probabilidad de sufrir traumatismos de alto impacto como los pilotos de coches o de motos.

Otro grupo de riesgo son las personas con epilepsia que pueden sufrir una crisis, caer al suelo y al tener abolidos durante la convulsión los reflejos de defensa, sufrir impactos directos al caerse o indirectos por las sacudidas de la crisis epiléptica.

Y no hay que pasar por alto los estudios que han demostrado que el recibir traumatismos repetitivos como puede pasar en el caso de los boxeadores y las personas que practican rugby aumenta el riesgo de a la larga desarrollar enfermedades neurológicas como el Parkinson o el Alzheimer.

 

¿QUÉ SÍNTOMAS HAY QUE VIGILAR DESPUÉS DE UN GOLPE EN LA CABEZA?

Tras un golpe en la cabeza, lo primero que tenemos que hacer es mantener la calma y hacer nuestro el lema Keep calm and café con leche. Después de un traumatismo, es de esperar que la cabeza nos duela algo así que es probable que tengas que necesitar algún calmante e incluso que te salga un chichón por lo que aplicar hielo puede ser una buena opción para bajar la inflamación.

Ahora bien, las próximas 24-48 horas tras un TCE tenemos que estar atentos a los siguientes síntomas:

 

–  Que la persona no esté somnolienta o adormecida. Es importante vigilar el nivel de conciencia.

–  Que la persona no cambie su carácter y se encuentre confusa o irritable.

–  Que aparezcan vómitos.

–  Que aparezca un fuerte dolor de cabeza que no se quite pese a que nos tomemos algún calmante para ello.

–  Que las pupilas cambien de tamaño o estén diferentes entre ellas.

–  Que se altere la visión y aparezca visión borrosa o doble.

–  Que se adormezcan los brazos o las piernas o que notemos como debilidad.

–  Que aparezcan mareos, inestabilidad en la marcha o dificultad para caminar.

–  Que salga un líquido clarito o rosita por la nariz o los oídos.

–  Que aparezcan convulsiones.

 

Sin agobiarnos, puede resultar prudente que la noche del traumatismo, alguien despierte cada 3 horas a la persona que se ha dado el golpe para comprobar que no ha aparecido nada de esto.

 

Con todo esto ya tienes la información necesaria para que no te agobies si has sufrido un golpe en la cabeza. Ya eres capaz de identificar los síntomas de alerta. Si tras un golpe, en las horas posteriores al mismo, aparecieran alguno de estos síntomas, lo ideal es que acudas a que te valore un médico que te hará una exploración neurológica detallada y verá si es necesario o no realizarte una prueba de imagen.

 

Pero ojo, quiero terminar dejando caso que ante todo traumatismo en la cabeza no hace falta hacer un TAC y que además, esto puede resultar no solo innecesario, sino que perjudicial. Siempre me gusta recordar que un TAC equivale aproximadamente a 500 radiografías, por lo que hacer este tipo de prueba de imagen cuando no hay indicación y no vamos a encontrar nada es una mala práctica. Los pacientes deben confiar en el criterio del/la médico y en la exploración neurológica y los médicos también tenemos que evitar la medicina defensiva en la que en ocasiones, hacemos pruebas sin indicación clara por el miedo a la reclamación. Pacientes y médicos jugamos en la misma liga así que hay que trabajar codo con codo.

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web