Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Orzuelos: qué son y cómo tratarlos

Categoría: Enfermedades

Escrito el día 03-marzo-2016 por Juan Toral

Son molestos, antiestéticos y duelen. Aunque científicamente se pueden conocer como chalazión casi todo el mundo los conoce como orzuelo. Conocidos por la mayoría, se caracterizan por el hinchazón de una parte del párpado debido a una infección aguda que resulta bastante dolorosa.

¿Pero sabemos exactamente por qué se producen? ¿Por qué ciertas personas tienen predisposición a sufrirlos? Y lo más importante, ¿somos capaces de poner remedio para su curación? En esta sencilla entrada-videotutorial intentaremos aclarar brevemente qué son, por qué se producen y sobre todo como tratarlos.

 

¿Cuáles son las causas de los orzuelos?

En torno al 90% se debe a una infección por Staphylococcus aureus que sería el desencadenante de la clínica que se caracteriza por la acumulación dolorosa de pus en el párpado en forma de nódulo doloroso ya sea en el interior o en el exterior.

Parece que existe cierta predisposición en ciertos grupos poblacionales ya que se han demostrado más casos de orzuelo en:

–       varones: mayor andrógenos y secreción grasa

–       edad: más casos en el grupo de 30-50 años

–       los pacientes con rosácea tienen más probabilidad de padecer orzuelos

–      estados de blefaritis seborreica serían aproximadamente el justificante del 90% de los orzuelos recidivantes

–      ciertos casos de alteración en la composición de la lágrima con el aumento de lipasas bacterianas que predispone a esta infección

–       exposiciones solares exageradas

–      ciertas enfermedades como dislipemia o diabetes parecen tener cierta predisposición

–       patologías oculares de base como ojo seco, mal uso de lentes de contacto…

¿Cómo se manifiesta un orzuelo?

Si alguna vez has padecido esta patología seguramente conocerás la sintomatología del orzuelo. Inicialmente suelen aparecer como un pequeño grano localizado en el párpado que es doloroso a la palpación. Suele acompañarse de secreción, molestias, lagrimeo y fotofobia. Los síntomas son importantes ya que la lesión suele asociar una reacción de tipo alérgica con inflamación en todo el ojo.

Tipos de orzuelo que existen:

Según su localización y características se pueden diferencias varios tipos:

–       Orzuelos externos o superficiales: cuando el orificio de drenaje del mismo da hacia afuera del párpado, suelen desarrollarse en las glándulas de Zeiss o de Moll.

–       Orzuelos internos, profundos: si el orificio se produce hacia adentro del ojo; se producen en la glándula de Meibomio.

–       Chalazion: es el resultado de la inflamación crónica de una glándula de Meibomio con retención de secreción sebácea. El tejido circundante reacciona y se forma un quiste con una fina cápsula, y tendencia a aumentar de volumen lentamente. Es indoloro, de forma esférica, se palpa fácilmente y tiene bordes nítidos.

¿Cómo se tratan los orzuelos?

La base del tratamiento es hacer que el orificio obstruido se abra y drene espontáneamente y para ello el calor es vital.

Lo ideal es colocar una compresa húmeda lo más caliente que tolere el paciente durante 5 a 10 minutos, dos o tres veces por día. Con esta sencilla técnica, más del 50% de las lesiones resuelve espontáneamente. Es importante detenernos un poco en esta técnica porque es la más efectiva. El calor se tiene que aplicar en forma de masaje y siempre tiene que ser calor seco (con una gasa seca o una toalla calentada con una plancha o un secador). Esta simple técnica evitará que el orzuelo se enquiste.

Además de las medidas térmicas existe cierta polémica con el uso de antibióticos ya que hay quién defiende su empleo para prevenir conjuntivitis. Otros limitan su uso alos casos en que la inflamación se ha extendido más allá de los tejidos adyacentes al orzuelo.

En general se emplean soluciones o ungüentos oftálmicos con bacitracina, tobramicina, eritromicina, gentamicina, o tetraciclinas. Los preparados tópicos se aplican cada 3 a 4 horas. Es importante recordar que los colirios no son efectivos para esta patología. Lo ideal es que estos ungüentos además de antibiótico tengan en su composición además corticoide. En la actualidad se pueden encontrar en farmacias compuestos como De Icol o Terracortril que cumplen esta composición.

En casos más severos, con signos de bacteriemia o adenopatías preauriculares, pueden indicarse tetraciclinas vía oral (en adultos a razón de 500 mg, dos veces al día o 250 mg cuatro veces, VO por 7-14 días). Otras opciones son la dicloxacilina 125- a 250 mg VO cada 6 hs; cloxacilina 250-500 mg cada 6 hs.

En el caso de que el orzuelo no drene en tres semanas, se indican antiinflamatorios locales. Para ello suele emplearse la inyección de corticoides directamente en la lesión aunque esta medida se limita a las lesiones sin evidencia de infección.

Los chalaziones y, en ocasiones los orzuelos, en especial los internos, tienen tendencia a enquistarse y no drenan, lo que obliga a recurrir a una intervención quirúrgica menor que se realiza en la consulta del oftalmólogo.

¿Existen remedios para prevenir los orzuelos?

–       Las medidas higiénicas son fundamentales para prevenir la sobreinfección: se aconseja lavarse las manos antes de tocarse los ojos y si es posible limpiarnos con gasas o toallas limpias desechables

–       Evitar el uso de cosméticos y compartirlo con otras personas

–       Limpiar el párpado y el área de la pestaña con champú para bebés o toallitas. Esta opción también es muy útil ya que es clave para el manejo de la blefaritis seborreica que es la causa de aproximadamente el 90% de los orzuelos recidivantes

Indagando en la bibliografía también se citan varios remedios caseros populares pero no he encontrado suficientes evidencias como para desarrollarlo…pero comentaré alguno de ellos: saliva, capas de cebolla, lavados con manzanilla…

Curiosidades

¿Sabías que el nombre de orzuelo se debe a su similitud con el grano de cebada que se conoce como hordeolum?

¿Y sabías que la traducción literal al alemán es “tengo un grano de cebada en el ojo”?

BIBLIOGRAFÍA

Allevato M. Orzuelo.  Act Terap Dermatol 2008; 31: 126

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web