Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Qué es el ovocito secundario

Categoría: Te Interesa

Escrito el día 07-enero-2019 por Juan Toral

Hay parejas para las que el sueño de tener un hijo se convierte en pesadilla al no poder quedarse embarazad@s y ver como cada menstruación se convierte en un intento fallido que pone a prueba a la pareja. El estilo de vida, el estrés, la alimentación, el tabaco…son factores que influyen en la calidad y capacidad reproductiva tanto de hombres como mujeres, pudiendo dar problemas de fertilidad masculina o femenina.

 

Para estos casos se han ido perfeccionando varias técnicas que se engloban en la reproducción asistida, que serían aquellos tratamientos médicos destinados a favorecer el embarazo en caso de existir problemas de fertilidad ya sea en el hombre, la mujer o en ambos, y también para situaciones de madres solteras o de parejas homosexuales femeninas que desean concebir una vida como fruto de su relación.

 

Los gametos son las células que intervienen en el proceso de fecundación: en las mujeres son los ovocitos y en los hombres, los espermatozoides y que confieren al feto la información genética de sus progenitores (cada uno aportará el 50%: cromosoma X cromosoma Y).

 

En este post vamos a centrarnos en la mujer para lo que vamos a hacer una introducción sobre los ovocitos para centrarnos luego en el ovocito secundario.

 

Como acabas de leer, el ovocito es la célula germinal femenina que se produce en los ovarios, siendo la antesala de los óvulos maduros que aparecerán con la primera menstruación. Se conoce como ovocito porque esta célula tiene forma de huevo. Hay que destacar que la carga de ovocitos de una mujer no se forma en la adolescencia sino en el desarrollo fetal ya que es en esta fase antes del nacimiento cuando la carga de ovocitos de la mujer queda definitiva.

 

Se calcula que al nacer cada niña tiene un número aproximado de dos millones de ovocitos primarios, de los cuales, a la pubertad solo sobrevivirán en torno a 40.000, de los cuales, a su vez, en total tan sólo 400 llegarán a ovular, uno en cada ciclo mensual que va entre la menarquia (primera menstruación) y menopausia (cese de la menstruación).

 

Por lo tanto, tenemos en el interior de los ovarios estos ovocitos que se forman cuando la niña aún es un feto y se almacenan en forma de reserva ovárica, estando estancada hasta que la niña desarrolla la capacidad reproductiva.

 

Me voy a detener un momento en este punto: durante el desarrollo fetal, en el interior de cada ovario se encuentran las células primordiales que se conocen como ovogonias, que son las que dan los ovocitos primarios. Este proceso recibe el nombre de proliferación y a continuación aumentan su tamaño (crecimiento). En este punto, los ovocitos primarios detienen su proliferación/crecimiento hasta la pubertad y a partir de la primera menstruación, reinicia cada 28 días aproximadamente la ovulación. En cada ovulación se produce la  meiosis, que sería el paso donde se reduce la información genética  a la mitad, transformándola en lo que se conoce como  ovocitos secundarios. Este paso es clave ya que sería la carga genética que se transmitiría de la madre al/la hijo en caso de que se produjera la fecundación, que se complementaría por el 50% que iría procedente del espermatozoide.

 

Un ovocito secundario completará su meiosis sólo si son fecundados por un espermatozoide, transformándose finalmente en un cigoto (la famosa semilla).

 

En todo este proceso de maduración, pubertad y menstruación hay una serie de hormonas que estimulan el proceso de ovulación, con la finalidad de encontrar un espermatozoide y ser fecundado.

 

A lo largo de todo este proceso de diferenciación hacia el ovocito secundario, son varias las posibilidades que pueden hacer imposible que se desarrolle una correcta ovulación, dando como consecuencia problemas de fertilidad femeninos. En estos casos puede ser vital para que la mujer pueda concebir, que la pareja acuda a una clínica de reproducción asistida donde tras estudiar el caso y el origen de los problemas en ambos miembros de la pareja, se decantarán por la opción que mejor se ajuste en cada caso para que la historia tenga un final feliz y coman perdices.

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web