Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Termómetros digitales para niños

Categoría: Te Interesa

Escrito el día 30-enero-2019 por Juan Toral

Si hay un síntoma que alerta a los padres es la fiebre, esa sensación pasajera que nos deja decaídos, sin vitalidad y con la sensación de un fuego interno que se acompaña de escalofríos, sudores y decaimiento.

 

La fiebre tiene muy mala prensa y siempre se asocia como algo peligroso, lo que lleva asociado visitas al pediatra o a urgencias que podrían evitarse. A continuación te contaré lo que debes saber sobre la fiebre. Y es que en términos generales la fiebre tiene una razón de ser y es un mecanismo de defensa que nuestro cuerpo ha desarrollado para enfrentarse a las infecciones. Dentro de nuestro cerebro, en el hipotálamo, existe un centro que regula la temperatura corporal; cuando nuestro cerebro se percata de que en nuestro organismo ha entrado un virus o una bacteria, como mecanismo defensivo hace que nuestra temperatura corporal suba para de esa manera inactivarlo y evitar su progresión. Por eso, de entrada, no tenemos que obsesionarnos con la fiebre e intentar quitarla nada más aparezca, ya que estaríamos perdiendo una barrera defensiva.

 

Ahora bien, para saber que de verdad se tiene fiebre hace falta una cosa, que no por obvia podemos pasar por alto: un termómetro para confirmar que de verdad existe fiebre. Y es que la fiebre no es tener la sensación de que la tengo, o tener 36,5º pero es que normalmente tiene 35º. Se tiene fiebre cuando la temperatura corporal es mayor de 38º y para saberlo hacer falta tener alguno de los termómetros digitales para niños que existen.

 

A continuación haremos un rápido repaso de las opciones que hay en el mercado. Hoy en día hay dos tipos de termómetros digitales: los que tienen un sensor eléctrico y los que trabajan por infrarrojos. Estás serían las opciones que puedes comprar en la Farmacia:

– Termómetro de frente: a través de infrarrojos se apunta a la frente y sin contactar con el aparato en la piel el sensor capta la temperatura. Es rápido y preciso, pero no es la opción más barata que existe.

– Termómetro de oído: metes el cono del termómetro en el oído y detecta la temperatura. En niños con mucha cera, bebes con pocos meses de vida o problemas en el conducto auditivo, puede hacer que la medición no sea del todo fiable. Hace falta colocar correctamente el termómetro para obtener una toma fiable.

– Termómetro rectal: es muy exacto aunque su uso es incómodo e incluso se desaconseja en bebés por la posibilidad de dañar la zona al no controlar los movimientos.

– Termómetro oral: se coloca debajo de la lengua. Debe evitarse en niños que pueden morderlo y romperlo. Este termómetro también se puede poner en la axila y esperar que pite cuando detecte la temperatura. Es la opción más sencilla y barata aunque también la más lenta.

– Termómetro chupete: ideal para bebés, ya que en la tetita del chupete hay un sensor de temperatura. Su precisión es algo menor que los anteriores.

 

Sabias que…

Los tradicionales termómetros de mercurio dejaron de comercializarse por la toxicidad que podía producirse por el metal del termómetro en el caso de que se rompiera

 

Un consejo final: no te tomes la temperatura si acabas de realizar ejercicio, o te acabas de dar una ducha. Lo aconsejable es esperar al menos 30 minutos, también si has consumido una bebida o comida muy fría o muy caliente, ya que puede dar lugar a resultados erróneos.

 

Como curiosidad tienes que saber que si optas por tomarle la temperatura a tu hijo/a en el culete, el resultado que obtendrás es 0,5º más que si la tomaras por la axila, por lo que para decir que se tiene fiebre, la temperatura rectal tendría que ser de 38,5º.

 

Espero que una vez sabido qué es la fiebre, te decantes por la opción que más se ajuste a tus necesidades y las de tu familia y adquieras un buen termómetro digital.

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web