Suscríbete a mi boletín:

Consulta online

Opiniones

Vendajes

Categoría: Enfermedades

Escrito el día 26-noviembre-2015 por Juan Toral

El vendaje se puede considerar un arte al que solemos tener que recurrir con más frecuencia de la deseada: un corte, una torcedura, una herida y la necesidad de recurrir a las vendas. Saber qué tipos existen y cuándo están indicados debería ser parte de la cultura general para obtener los mayores beneficios de esta técnica a la que muchos recurren pero a la que no todos lo hacen correctamente.

DEFINICIÓN

Un vendaje es la ligadura que se hace con vendas o con otras piezas de lienzo dispuestas de modo que se acomoden a la forma de la región del cuerpo donde se aplican y sujeten el apósito.

Para realizar un vendaje hay que seguir una serie de recomendaciones:

– Colocar la venda con el rollo hacia fuera de la zona que vamos a vendar.

– Antes de empezar cualquier vendaje se deben de dar dos vueltas de seguridad para que no se corra.

– Se debe iniciar de la parte distal o más alejada del corazón a la más cercana para evitar la acumulación de la sangre.

– Siempre que vayamos a inmovilizar una zona debido a alguna lesión se hace incluyendo las articulaciones cercanas para evitar más daño y darle soporte.

– De ser posible evitar vendar los dedos de pies y manos

INDICACIONES DE LOS VENDAJES:

Entre las utilidades de los vendajes, habría que destacar las siguientes:

– Fijar gasas y apósitos: ideal para ciertas heridas donde no se pueden fijar adhesivos o que por su localización anatómica sea complicado

– Limitar la movilidad de un segmento corporal determinado: ya sea a través de una inmovilización total o parcial. En estos casos, el vendaje sería una opción terapéutica: contusión, esguince, luxación, fracturas no desplazas de costillas o como tratamiento de emergencia en otras fracturas mayores como inmovilización improvisada y temporal hasta una evaluación completa y un mejor tratamiento

– Compresión de una parte del cuerpo: por ejemplo en hemorragias ya sean capilar, venosa o arterial

– Favorecer el retorno venoso: indicado en personas con insuficiencia venosa para favorecer el retorno venoso y mejorar la circulación periférica

– Moldear zonas del cuerpo: sobre todo indicado en amputados para dar forma al muñón y posterior adaptación de la prótesis

– Proteger la piel: para evitar heridas por roce o por presión mantenida; también puede servir de aislante para nuevas agresiones externas. Suelen ser una opción para en personas encamadas evitar úlceras por presión

COMPLICACIONES:

En relación con los vendajes tenemos que ser selectivos y elegir su indicación oportuna ya que un mal uso o una mala indicación puede tener asociado una serie de riesgos y/o complicaciones como:

– Flictenas-ampollas: similar a cuando sufrimos una quemadura, al estar el vendaje muy apretado y estar sometido a movimientos

– Dolor y hormigueo: también por excesiva compresión. Para intentar evitarlo lo ideal es a la hora de poner el vendaje hacer una compresión gradual y apretar más en las vueltas finales

– Inflamación de la parte distal: sobre todo en dedos

– Escaras necróticas

– Síndrome compartimental: la complicación más grave ya que condiciona su paso por quirófano para aliviar el aumento de presión que se produce en el compartimento fascial (muscular) de un miembro que supone un compromiso vasculonervioso.

– Rigidez articular

– Infección de heridas

TIPOS DE VENDAJE:

a)Según la naturaleza del material: elásticos, inelásticos

b) Según la adherencia a la piel: adhesivos, no adhesivos, cohesivos

c) Según la consistencia del material: blando, duros o rígidos

d) Según la complejidad técnica: simples (circular, espiral invertida, espiga, ocho, recurrente, capelina, amputados), complejos (en T, en fronda, en suspensorio), mecánicos (con hebillas y cordones, elásticos, herniarios)

e) Según cantidad de segmentos corporales afectados: unisegmentarios, bisegmentarios, trisegmentarios, multisegmentarios

f) Según direccionalidad: unidireccionales, bidereccionales, tridireccionales, multidireccionales

g) según funcionalidad: protectores, contentivos, compresivos, inmovilizadores

Tras explicar genéricamente los tipos de vendajes que existen, haremos un rápido recorrido sobre las técnicas más empleadas:

o   Circular/Espiral: utilizado para fijar el extremo inicial y final de una inmovilización o para fijar un apósito o una férula

o   En espiga: se usa para ejercer presión en un área determinada, por ejemplo para frenar una hemorragia. Se empieza como el vendaje circular pero en vez de ir hacia arriba todo el tiempo, se va intercalando una vuelta hacia arriba y otra hacia abajo formando una serie de “equis” conforme va avanzando procurando que la línea que forman los cruces quede recta para ejercer presión sobre esa zona.

o   En ocho/en tortuga: se usa en las articulaciones como tobillo, hombro, codo, muñeca o rodilla ya que otorga cierto grado de movilidad. Para su técnica debemos colocar la articulación ligeramente flexionada y dirigir la venda de forma alternativa hacia arriba y después hacia abajo, de forma que en la parte posterior la venda siempre pase y se cruce en el centro de la articulación.

o   Cabestrillo: su finalidad será la de sostener el miembro superior y se suele recurrir a este vendaje en heridas, fracturas, luxaciones y/o esguinces. Hay que dar dos vueltas de seguridad en el brazo afectado y se coloca la venda hacia la mano y luego hacia el cuello de tal manera que el cuello sea el que cargue el peso de la extremidad. La mano debería quedar un poco más alta que el codo

o   Capelina: es el vendaje para la cabeza. Se inicia efectuando dos vueltas circulares de seguridad en sentido horizontal alrededor de la cabeza. Después se dirige la venda por medio de dobleces que cubran toda la bóveda craneal,

Aunque siempre es mejor no tener que echar mano de la venda (lo que indica que estamos bien) en ocasiones nos veremos obligados a actuar. Sirva esta entrada para hacer un resumen muy esquemático sobre los vendajes para que tengamos una recuperación próspera, satisfactoria y más acelerada

BIBLIOGRAFÍA

– Miralles García MD., Serrano Martínez FJ., Garrido Miranda JM. Indicaciones y contraindicaciones generales de los vendajes. Complicaciones y tipos de vendajes

Para ampliar más: http://www.cruzrojaayamonte.org/manual/manual3.htm

Consulta online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario en la web